domingo, 25 de mayo de 2008

ELIS REGINA



La primera canción brasileña que escuché con atención, a los 15 años, fue Aquarela do Brasil, cantada por Ney Matogrosso. Estaba en una recopilación de música latina de mis padres. La manera de cantar de Ney Matogrosso me sorprendió por completo, entendí perfectamente que aquella voz explotaba deliberadamente todos sus recursos para erotizarme y seducirme, me llevaba claramente al terreno de la sensualidad. Yo acostumbrado al rock duro y al punk, no había aún descubierto la voluptuosidad en la música, y lo que me atraía en ella era esencialmente la rabia, la furia, la distorsión y la rebeldía... Sin embargo, aquello que contenía esa voz de mujer ejercía sobre mí un influjo y un placer mucho mayor que cualquier otro de los estímulos que hasta entoncs había encontrado o buscado en la música. Mi decepción fue enorme el día que descubrí que Ney Matogrosso, mi amada, a la que imaginaba como la mulata más bella y sensual de la tierra, era en realidad un hombre homosexual, pálido, calvo y enclenque. Me sentí tremendamente estafado, como quien liga en un bar con una mujer despampanante y descubre al llegar a casa que es un travelo. No volví a escuchar música brasileña hasta muchos años después, en que cayó en mis manos el clásico disco de Vinicius de Moraes en La Fusa.

Hoy, tras una inmersión profunda en las músicas de Brasil, definitivamente, creo que de todas las cantantes de Brasil, Elis Regina es la que más me gusta y la que vuelve muchas veces a despertarme aquellas primeras senciaciones que tuve escuchando a Ney Matogrosso. Aquí debajo, en el player de evoca, os he colgado un tema que grabó a los 19 años, cantando en directo con Zimbo Trío: "Amor demais".

Nadie resulta más creíble cuando dice eso dice eso de "vem, a noite es linda". ¿Quién no obedecería a esa llamada?

3 comentarios:

el escríba dijo...

Con esto es fácil reaccionar. Muy bueno!

Feñi dijo...

Ney Matogrosso me hizo pensar en una especie de cruce lisérgico entre Freddy Mercury, Madonna, Rafaella Carrá y Peter Gabriel, con un cierto sabor local bastante perturbador.
Por cierto, muy extraño el final del video; casi esperé que se cerrara un círculo sobre el rostro de Ney como si se tratara de un final de Merry Melodies. En todo caso, hermoso registro; nadie habría pensado que es un hombre.

liuva dijo...

Una de las canciones más bonitas del mundo es Águas de março de Elis Regina. Y la mejor versión de esta canción es la que, en 1974, hicieron Tom Jobim y Elis Regina. Está en Youtube pero yo no sé ponerla aquí. Si quieres puedes ponerla tú. Elis lleva un cigarro apagado en la mano y Tom baila como un oso cavernario, los dos se ríen como dos enamorados mientras cantan: Es palo, es piedra, es el fin del camino… Cada vez que la oigo me emociono.

Elis Regina murió a los 36 años a causa de una sobredosis de cocaína. Pero antes dejó maravillas como el álbum “Elis&Tom” (también con Tom Jobim), considerado como uno de los mejores discos de la bossa nova.