martes, 3 de junio de 2008

CLUB DE LECTURA




De un tiempo a esta parte me cuesta mucho concentrarme en una lectura prolongada y larga. Soy un lector fragmentario, víctima de la cultura del hipertexto. Puedo pasarme horas saltando de página en página por Wikipedia, pero ya casi no puedo hacer el esfuerzo de leerme una novela o un ensayo. Mi madre ha organizado un club de lectura con sus amigas, y se leen cada tocho semanal con verdadera aplicación, y tomando notas para su reunión del jueves en que todas debaten la lectura escogida, entre sandwichitos y tazas de té. La verdad es que me da bastante envidia, y creo que voy a montar un club de lectura, para que con el pretexto de la camaradería, la merienda, los sandwiches y el vino (nada de té, por favor), podamos obligarnos a leer. ¿Alguien se apunta?

Propongo para empezar Lord Jim, de Joseph Conrad (libro que he abandonado a las 60 páginas varias veces desde que me lo compré hace 9 años). Pero bueno, puede ser cualquier otro libro. Haría un blog propio para el puticlub de lectura, y un calendario de meriendillas vinícolas para explayarnos a gusto.

9 comentarios:

Barrejón dijo...

Es una idea brillante. En muchas otras personas lo vería como una quimera irrealizable, pero tú eres capaz de ponerlo en marcha.

Magnusson dijo...

Yo me apunto encantado.

Shams Tabrizi dijo...

pues la verdad, S.B., se podría hacer en el Pepe Botella o en algún sitio por el estilo... Creo que lo voy a organizar en serio ¿qué tal la paternidad?

Feñi dijo...

Me pregunto si a estas alturas alguien en este vasto mundo es capaz de leer un libro entero,sobre todo después de las intervenciones de aquellos señores llamados "post-estructuralistas". El año pasado quise leer un libro por mes y alcancé a ponerme al día antes de que llegara el 31 de diciembre. Este año quería subir a 20, pero ya ha llegado junio y voy en 0... sólo fragmentos de libros, en gran parte teóricos. Un desastre de homo-videns. En fin, suerte con tu nueva empresa yesperamos algunas noticias sobre ella por este medio :)

barrejón dijo...

La paternidad... un lujazo, qué te voy a contar.
Si organizas el tinglado, yo me apuntaría encantado después de verano.

juan carlos dijo...

Yo iría, pero ya sabes que detesto la pedantería. Suerte con... la cosa esa.

Shams Tabrizi dijo...

Juan Carlos, no seas anormal. Tu vas a venir. No hace falta ser pedante, se trata de leer. Esto es como la gente que se junta para ir al gimnasio y perder peso. O como la gente que deja de fumar juntos...

Álvaro dijo...

Me atrae la idea, aunque no sé si tendría tiempo para reunirme. En todo caso, cuenta con que me apunto, y así me obligo a leer.

Dorón Benatar dijo...

Siento recurrir a este medio, pero no encuentro tu e-mail y después de año y medio de arduo trabajo he logrado publicar mi libro Doron Benatar y el libro de los nombres muertos, editorial El Tercer Nombre y que por fortuna fue presentado el pasado 9 de junio en el propio Círculo de Bellas Artes siendo apadrinado por los periodistas y escritores Juan Cruz y Clara Sánchez y presentado por el alcalde de Madrid Alberto Ruiz-Galladón. No ha cumplido un mes y ya está en marcha la segunda edición porque sorpresivamente se está vendiendo de boca a oído y está siendo enfáticamente recomendado por quienes lo leen. No es casual que la presentación del libro tuviera lugar en el Círculo de Bellas Artes ya que allí precisamente, en una mesa del café, es donde Dorón Benatar, detective privado -existencial- tiene instalado su "oficina" con la complicidad de un camarero con igual vocación detectivesca.

Dorón Benatar es un tipo curioso, se convirtió en detective privado titulado siendo doctor en filosofía pero cansado de hacer suplencias en colegios ricos con alumnos solo preocupados por su pelo, su ropa y su móvil. Sus casos son intrascendentes hasta que se ve metido en la recuperación de un ejemplar único de la versión toledana del Necronomicón del siglo XVII robado a la familia Toledano. Inmerso en la investigación del robo, se verá envuelto en una espiral de intereses de sectas, sociedades secretas y bandas callejeras dispuestas a todo por obtener la posesión del libro. Pero no solamente la trama de la historia es atrayente, el personaje es si mismo y el entorno en el que se recrea la acción también forman parte del atractivo del libro porque en el describe Madrid y ¡De qué forma!
Además, como judío madrileño que es, de madre askenazí y padre sefardí, salpica la acción con el discurrir cotidiano de una familia judía madrileña de nuestro tiempo y deja pequeños posos de la tradición cultural hebrea en forma de deliciosos relatos. Si está en tu mano ayudarme publicando una breve reseña en tu blog te lo agradeceré eternamente. Si quieres reproducir la portada la capturas de la web. Espero que sea uno de tus libros para tertulia. Saludos Aída Berliavsky
http://doronbenatar.blogspot.com/
http://www.doronbenatar.com/